Defectos visuales

Emétrope

 

Ojo sano o sin error refractivo. La imagen atraviesa las diferentes estructuras/lentes del ojo y focaliza correctamente en el plano cóncavo de la retina. La imagen es captada por los fotorreceptores (conos y bastones) y es transmitida en forma de señal eléctrica que viaja hasta la corteza cerebral que interpreta la imagen.

Síntomas: Ninguno

Tratamiento: No requiere

Miope

 

Un ojo miope tiene una visión mas o menos clara para objetos cercanos mientras que su visión en lejos aparece borrosa. La causa más habitual es un ojo demasiado largo para la potencia de enfoque del cristalino y la córnea, los miopes tienen un exceso de potencia que crea el foco de la imagen delante de la retina. La corrección que se requiere en este caso es una lente negativa o divergente que desvíe los rayos de luz de forma que al pasar por el sistema óptico converjan en retina (enfocado). La Hipermetropía es el mismo defecto a la inversa. Los rayos convergen detrás de la retina.

Síntomas: Visión borrosa en lejos, acercar textos para leer o escribir, entrecerrar los ojos para ver objetos lejanos.

Tratamiento: Gafas graduadas, lentes de contacto y otras técnicas.

Hipermétrope

 

Un ojo hipermétrope focaliza la imagen detrás de la retina, produciendo visión borrosa de los objetos cercanos. El resultado es que se ven los objetos de lejos más claros que los cercanos. En esta situación este ojo tiene un bajo poder de converger. Es habitual que los hipermétropes no usen corrección o desconozcan que sean hipermétropes por la capacidad que tiene el ojo de acomodar (corregir este defecto). La corrección requerida es una lente positiva que añade potencia al ojo para tener visión nítida de los objetos de cerca. La Miopía es el mismo defecto a la inversa. Los rayos convergen delante de la retina.

Síntomas: Dolor de cabeza o borrosidad al trabajar en cerca. En niños suele pasar desapercibido porque pueden compensar este defecto "forzando" la vista. Esto les provoca fatiga visual (astenopia acomodativa) y/o retrasos en el aprendizaje.

Tratamiento: Gafas para cerca, lentes de contacto y otros.

Astígmata

 

La forma irregular de la córnea provoca dos focos en la retina, lo que produce una visión borrosa o imagen "estirada". Una córnea astígmata se asimila a un balón de rugby, mientras que una córnea normal se asemeja a un balón de fútbol. Este problema suele ir asociado a miopías o hipermetropías, suele ser congénito y evoluciona poco con la edad. Entre los síntomas destacan el dolor de cabeza y el lagrimeo. Al igual que ciertas hipermetropías, los astigmatismos pueden no provocar síntomas y resultar imperceptibles para los pacientes que lo padecen. Las lentes tóricas compensan este error refractivo creando un solo punto focal en la retina y por tanto, creando una visión más nítida.

Síntomas: Dolor de cabeza, lagrimeo, escozor, imagen borrosa.

Tratamiento: Gafas o lentes de contacto tóricas.

Presbicia

 

Es un defecto ocular asociado a la edad que aparece generalmente entre los 40-45 años y ocasiona dificultad para ver de cerca. Se debe a la reducción del poder de acomodación del ojo que provoca disminución de la capacidad para enfocar objetos cercanos.

Síntomas: Dificultades para enfocar objetos en cerca, alejar los objetos para poder leer o enfocar.

Tratamiento: Lentes progresivas, lentes bifocales, ocupacionales, lentes de contacto multifocales.

Cataratas

 

Es la opacidad parcial o total del cristalino. La opacidad provoca que la luz se disperse dentro del ojo y no se pueda enfocar en la retina, creando imágenes difusas. Es la causa más común de ceguera tratable con cirugía. Tiene diversas causas pero se le atribuye mayormente a la edad aunque también hay muchas otras causas. Con el tiempo se depositan partículas de un color café-amarillo que poco a poco van opacificando el cristalino.

Síntomas: Dificultades para enfocar objetos a todas las distancias que empeora por la noche y no mejora con gafas.

Tratamiento: Diferentes técnicas quirúrgicas para eliminar la catarata y recuperar la transparencia en el cristalino.

Glaucoma

 

Aumento o variaciones patológicas de la presión intraocular, por falta de drenaje del humor acuoso y tiene como condición final común una neuropatía óptica que se caracteriza por la pérdida progresiva de las fibras nerviosas del nervio óptico y cambios en su aspecto. Hereditario.

Síntomas: Pocos hasta su estadío final. Pérdida de la visión periférica comenzando en el talón nasal que avanza hasta la visión en túnel.

Tratamiento: Antiglaucomatosos. Requiere un seguimiento estricto mediante tonometrías (medida de tensión), Retinografías (evalúa la neuritis óptica) y Campimetrías (Campo visual para evaluar el campo periférico y otros signos).

Degeneración Macular

 

La DMAE o Degeneración Macular Asociada a la Edad es una enfermedad degenerativa de la zona central de la retina, o mácula, que provoca un deterioro progresivo de las células y del epitelio pigmentario de la retina. La edad, el tabaco, la predisposición genética o la hipertensión son factores de riesgo.

Síntomas: En un estadío inicial se aprecian las imágenes con leves deformaciones y progresivamente se generan escotomas (manchas negras) en el campo visual central. Pérdida de visión central. Dificultad para reconocer caras.

Tratamiento: Controlar los factores de riesgo como hipertensión, colesterol y tabaquismo. Llevar una vida saludable. Fármacos.