Gafa de sol Oakley Ferrari OO4082-09 131 - Óptica Fernández Baca

Gafa de sol Oakley Ferrari OO4082-09 131

Precio habitual €89.00 €189.00 Oferta

Oakley comenzó en el garage de James Jannard en 1975 con una inversión inicial de 300 dólares. El nombre de "Oakley" lo tomó de su perro, un Setter inglés llamado "Oakley Anne". Jannard comenzó comercializando lo que él llamó 'El Puño Oakley' en eventos de motocross, vendiéndolos en el maletero de su coche. Sus puños de motocicleta eran diferentes de los usados en la época, utilizando un material patentado para el que usó el nombre de 'Unobtainium', una creación única de Jannard. El material aún se usa para hacer fundas de patillas y puentes de nariz de las gafas Oakley. Oakley comenzó a producir placas de matrícula, guantes, puños, coderas, barbilla y gafas para BMX y motocross.

El primer atleta profesional en ser patrocinado por Oakley fue el ciclista estadounidense Greg LeMond, tres veces ganador del Tour de Francia. LeMond comenzó a usar gafas de sol Oakley durante la competición de 1984. Desde entonces, Oakley ha patrocinado a una amplia variedad de atletas, sobre todo al ciclista estadounidense Lance Armstrong, quien tiene un contrato de por vida con la marca.

Más allá de las gafas

En los más de 30 años desde su fundación, Oakley ha crecido incluyendo ropa deportiva y calzado, maletas, [Reloj|relojes]] y equipamiento acolchado protector.

Las pruebas de impacto ANSI son el estándar de oro para las mediciones de seguridad. Todas las gafas Oakley son sometidas a estas pruebas para productos de uso industrial porque los atletas insisten en la protección contra impactos. De este modo, las gafas de esta marca están dotadas de resistencia a impactos contra objetos pesados a velocidades bajas y a impactos contra objetos ligeros a altas velocidades.

En cuanto a la tecnología hidrofóbica y oleofóbica, Oakley creó una barrera invisible que no se desprende con el sudor, la lluvia, las cremas solares, los aceites producido por la piel, la suciedad ni el polvo.

Las lentes son muy fáciles de limpiar y mantenerse limpias por más tiempo que las lentes normales, manteniendo el más alto nivel de claridad. La barrera resistente a las manchas también repele aceites producidos piel y otros contaminantes.